Guido Chinchilla Alvarado.

Mi obra presenta personajes, que interactúan con las personas que los ven, mas allá de lo estético o académico.

Quiero que reflejen los diferentes estados de vida o situaciones de ellos, que los hacen regresar o trasladarse a un ambiente como el que tienen en frente.

Sean uno o dos personajes tienen que ser capaces de establecer una comunicación, ella será lo que defina qué tipo de amistad se despertara.

Esa amistad tiene que ser duradera en el tiempo, para que se pueda decir que la obra tiene un significado profundo con esa persona.

Es así con voy creando personajes y ambientes reales, los voy metiendo dentro de una situación de luz, formas y colores, no sé qué va a salir de todo eso.

Conforme van pasando las horas los días o el tiempo, le voy tomado un cariño y un significado a cada personaje y a cada obra.

Dentro de todo eso se van dando diferentes situaciones que me hacen ponerle o quitarles elementos y colores, se va descubriendo ella misma, me hable, me guía por donde debo ir, van saliendo nuevas cosas, nuevas expresiones y el cuadro comienza a verse, a develar su verdadera cara, eso hace que sienta que ya comenzó y que lo debo terminar.

Cuando, no lo sé el dirá cuando está listo, debo estar alerta y saber leerlo, pero lo siento y así llego al final con cada uno de ellos, son mis hijos, parte de vida, de mi tiempo y de mí, son parte de lo que soy y de lo que he vivido a lo largo de estos 60 años.

Con ellos espero que otras personas puedan vivir y disfrutar de sensaciones que les trasmiten esas imágenes mágicas, ya son del mundo no solo mías.